LA BODA CAMPESTRE DE AINHOA Y ADOLFO

LA BODA CAMPESTRE DE AINHOA Y ADOLFO

El 25 de Agosto fue una fecha especial en las vidas de Ainhoa y Adolfo.

 

Un día lleno de romanticismo e intimidad. Algo que estaba impregnado en cada uno de los detalles y elementos de su Boda.

 

Una boda de estilo campestre que tenía un telón de fondo inigualable. La finca Aldeallana.

Un enclave rodeado de pinos y encinas situado en la provincia de Segovia.

 

Ainhoa escogió para la ocasión un precioso diseño de Valensole Atelier con el que lucía radiante. Por su parte, Adolfo eligió un traje de Antonio Morato.

 

La búsqueda del vestido de Ainhoa no fue fácil…nada de lo que encontraba, encajaba con el vestido que ella siempre había soñado.

Su vestido ideal era de líneas sencillas y ligeras, con escote tanto en la parte delantera como en la espalda y con caída en la zona de la falda.

 

El destino hizo que la madre de Ainhoa encontrará el Atelier de Raquel, quien supo plasmar completamente la idea que tenía Ainhoa.

 

Un diseño compuesto por un top de Encaje bordado con tirantes de gasa y acabado con una falda de crepe con cola, adornado con un cinturón de guipur en tono nude, que fue diseñado y bordado a mano en Valensole Atelier. Además, la parte superior era de quita y pon, dando la posibilidad de quitarla y que quedase un espectacular escote corazón realizado en el mismo crepe de la falda.

 

Los encargados de captar las maravillosas instantáneas de este gran día fueron el Ojo Encantado, quienes supieron trasladar a la pantalla, la felicidad y alegría de la pareja.

 

Una boda íntima, de solo 86 invitados y entre los que se encontraba la invitada más especial para los novios, su perra Cala.

Ella fue la encargada de acompañar a Ainhoa hacia el altar, y como no iba a ser menos, también iba preciosa con un collar de flores realizado por la mismísima Ainhoa.

 

La novia además, apasionada del mundo nupcial y la decoración, fue la encargada de confeccionar los centros de mesa, el rincón de firmas y el Seating Plan.

 

Una boda, que los novios, consiguieron que fuese totalmente a medida de sus expectativas.

boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de noviaboda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de noviaboda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de noviaboda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia boda real boda campestre novia vestido de novia

 

Fotografía: El ojo encantado | Vestido novia: Valensole Atelier | Traje novio: Antonio Morato | Finca: Aldeallana | Peluquería: El tocador alta peluquería

Deja un comentario

Cerrar menú